RECTOSIGMOIDOSCOPÍA

¿En que consiste el estudio de Rectosigmoidoscopía?

Este estudio consiste en introducir a través del ano un instrumento llamado rectosigmoidoscopio rígido, el cual es un tubo de 25 cm de largo que tiene un lente de aumento y luz, lo que permite inspeccionar adecuadamente el interior de la parte final del intestino grueso (sigmoides y recto). También puede ser realizado con un rectosigmoidoscopio flexible, el cual es un tubo flexible de 60 cm y que permite una revisión más extensa. Cada una de éstas técnicas tiene una utilidad diferente. Es importante mencionar que durante el estudio, es necesario introducir aire en el intestino del paciente, por lo que sentirá un deseo intenso de evacuar.

Para realizar este estudio el paciente debe realizarse lavados intestinales (lavativas) a fin de que se encuentre limpio y se pueda revisar adecuadamente.

La rectosigmoidoscopía es útil en el diagnóstico de las proctitis, tumores, CUCI, enfermedad de Crohn, colitis, pólipos, estreñimiento, sangrado, etc.; además, también permite tomar muestras de tejido para estudio (biopsias) y quitar algunos pólipos, entre otras.

Rectosigmoidoscopía: En la primera foto se puede observar el equipo rígido y en la segunda el equipo flexible.

La última foto muestra un pólipo observado mediante éste técnica.

Acuda a consulta con un médico especialista en Coloproctología debidamente certificado, para tener un diagnóstico de certeza y tratamiento apropiado.