FÍSTULA ANAL

Diferencia entre Absceso Anal y Fístula Anal

El Absceso Anal es una infección súbita, severa, muy dolorosa y sumamente peligrosa que se desarrolla en unos cuantos días y si no se atiende rápida y correctamente puede ocasionar serias complicaciones e inclusive ocasionar la muerte del paciente; por tanto ES UNA URGENCIA. La Fístula Anal es cuando un absceso se reventó pero pasan las semanas o meses y la herida nunca cicatriza completamente y persiste con salida de pus, líquido o sangre; por tanto, es muy incómoda pero NO ES UNA URGENCIA.

Es un túnel anormal que comunica la parte de adentro del recto con la piel alrededor del ano por fuera y normalmente atraviesa uno o varios músculos del esfínter anal. Aparece, casi siempre, como consecuencia de un absceso anal, aunque hay otras causas, como la Enfermedad de Crohn y el Cáncer.

El diagnóstico se realiza con los antecedentes del paciente donde refiere haber tenido un absceso anal que no ha curado; además, puede referir dolor anal y comezón en grados variables. En la exploración física del ano se observan uno o más orificios en la piel perianal a través de los cuales hay salida continua o intermitente  de líquido amarillento fétido, pus o sangre. Para precisar el diagnóstico se requiere de tacto rectal y la observación por dentro del recto mediante anoscopía o rectosigmoidoscopía. En algunos casos se puede necesitar un Ultrasonido Endoanal de 360º o una Resonancia Magnética para determinar el trayecto de la fístula y que parte de los músculos del esfínter anal están afectados.

Generalmente la enfermedad solo ocasiona la irritación propia de la salida del pus hacia la piel y pueden pasar años sin que ocurra nada; sin embargo, pueden ocurrir varios episodios de abscesos con dolor hasta que el paciente se opere. En algunos casos la fístula se ramifica y la enfermedad se complica cada vez más.

Como se comentó con anterioridad, una fístula anorrectal requiere forzosamente de una cirugía para curarla. El tipo exacto de procedimiento quirúrgico varía de acuerdo al caso en particular, como por ejemplo longitud, trayecto simple o ramificado, músculos del esfínter anal están afectados, etc. Aunque hay muchos procedimientos, en general podemos englobarlos en los siguientes:

1) Tratamiento Video-Asistido de la Fístula Anal o VAAFT por sus siglas en inglés (Video-Assisted Anal Fistula Treatment).
2) Ligadura Interesfintérica del Trayecto Fistuloso o LIFT por sus siglas en inglés (Ligation of Intersphincteric Fistula Tract).
3) Cierre con Laser del Trayecto Fastuoso o FiLaC por sus siglas en inglés (Fistula Tract Laser Closure).
2) Aplicación de Tapón de Colágena Surgisis FAP
3) Colocación de Setón
4) Fistulotomía.
5) Fistulectomía con reparación primaria de esfínter anal.
6) Avance de colgajo.
7) Pegamento de Fibrina.

Puede revisar las características de cada una de estas cirugías en nuestra página amiga: www.fistulanal.com.mx

TECNICA     

       

DOLOR

INCAPACIDAD

TIEMPO DE CURACIÓN

EFECTIVIDAD

INCONTINENCIA

OBSERVACIONES

VAAFT

+

5 días

6 semanas

88 %

0 %

Equipo costoso

LIFT 

++

3 semanas

4 semanas

85 %

0 %

Material costoso

FiLaC 

+

3 días

6 semanas

60 – 70 %

0 %

Equipo costoso

Tapón de Colágena

3 días

6 semanas

50 – 60 %

0 %

Material costoso

Setón 

++++

3 semanas

3 meses

98 %

2 – 5 %

Fistulotomía 

++++

2 – 4 semanas

4 – 6 semanas

95 %

5 %

Fistulectomía 

++++

4 semanas

6 – 8 semanas

95 %

5 – 20 %

Avance de Colgajo 

++++

4 semanas

6 – 8 semanas

80 %

5 – 10 %

Todos estos procedimientos se realizan en quirófano con anestesia regional (mediante una inyección en la espalda). Cada uno tiene diferentes indicaciones y características, por lo que no se puede determinar cual es la adecuada para un paciente en particular sino hasta después de haberlo revisado adecuadamente. Pregunte a su cirujano que le explique el procedimiento exacto que usted necesita y así resolver sus dudas.

Principalmente son dos: Recidiva e Incontinencia. La recidiva se refiere a que le enfermedad pueda aparecer de nuevo, y la incontinencia se refiere a la salida involuntaria de gases o materia fecal en grados variables. En general, estas complicaciones ocurren en mayor o menor dependiendo de qué tan simple o compleja sea la enfermedad y del tipo de cirugía realizada. Además, como en cualquier cirugía, hay riesgos de infección o sangrado, aunque son raros. Pida a su cirujano que le explique los riesgos y probabilidad de presentarlos en su caso particular.

Cada cirugía tiene cuidados particulares; no obstante, después de cualquiera de estas, usted deberá tomar abundante agua y seguir una dieta rica en frutas, verduras y suplementos de fibra, además de cuidados generales sencillos, analgésicos y reposo relativo (no en cama). Su cirujano le informará de algunas otras medidas especiales que usted requiera de acuerdo a la cirugía que le haya realizado.

Acuda a consulta con un médico especialista en Coloproctología debidamente certificado, para tener un diagnóstico de certeza y tratamiento apropiado.