ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Son muchas, pero las más frecuentes son herpes, condilomas, gonorrea y sífilis. Las primeras dos son producidas por virus (Virus del Herpes Simple y Virus del Papiloma Humano), y las últimas dos son producidas por bacterias (Neisseria gonorrhoeae o Gonococo, y Treponema pallidum). Se pueden transmitir tanto por relaciones sexuales vaginales, orales o anales.

El herpes produce úlceras muy dolorosas en el ano o dentro del recto, muy parecidas a los “fuegos labiales”. La gonorrea produce inflamación y dolor en el recto, así como secreción amarillo-verdosa. La sífilis ocasiona una úlcera dura, redonda, elevada y no dolorosa, llamada “chancro”. Además de los síntomas en ano y recto, es frecuente que haya también molestias y secreción en vagina o pene, así como ardor al orinar. Los síntomas de los condilomas los comentamos en una sección especial (vea el índice de las enfermedades).

cultivos de las secreciones, pruebas de sangre y, en ocasiones, examinar en el microscopio algunas muestras del recto o las úlceras (biopsias). Todos los pacientes con enfermedades de transmisión sexual deben realizarse exámenes de VIH y hepatitis.

El herpes requiere tratamiento con antivirales, como el aciclovir o famciclovir, pero la dosis varía de acuerdo al caso; con respecto a la gonorrea y sífilis, se requieren de antibióticos para curar la enfermedad. Normalmente el paciente se encuentra mucho mejor en el transcurso de una semana. El tratamiento de los condilomas es comentado en una sección especial (vea el índice de las enfermedades)

Las úlceras por herpes van a sanar solas, pero sin tratamiento pueden tardar hasta 3 semanas en curar. La gonorrea puede ocasionar lesiones permanentes en el sistema reproductivo. La sífilis es la más peligrosa, pues si no se trata, las lesiones curaran pero la enfermedad persistirá y se regará a todo el cuerpo, inclusive al cerebro. Además, una mujer embarazada con cualquiera de estas enfermedades la puede transmitir a su hijo.

El uso del preservativo en cada una de las relaciones sexuales, puede evitar el contagio de éstas enfermedades.

Acuda a consulta con un médico especialista en Coloproctología debidamente certificado, para tener un diagnóstico de certeza y tratamiento apropiado.