ELECTROMIOGRAFÍA

¿En que consiste la Electromiografía?

Este estudio permite evaluar la capacidad del esfínter anal para responder cuando se estimulan los nervios que los controlan de forma normal y es útil para la evaluación de la incontinencia anal y urinaria y el prolapso rectal. Se puede realizar por medio de dos técnicas:

• Insertar agujas delgadas (electrodos) alrededor del ano verificando que la punta de la aguja se encuentre dentro del músculo anal; posteriormente se le pide al paciente que contraiga y relaje el músculo anal, y las agujas detectarán la actividad eléctrica liberada por los músculos. El paciente puede “ver” en un monitor cómo están funcionando sus músculos con éstos movimientos. El estudio ocasiona dolor cuando se insertan los electrodos, pero la mayoría de las personas son capaces de completar el examen sin mayor dificultad, además, el músculo puede estar sensible o presentar moretones por unos cuantos días.

• Introducir a través del ano una pequeña sonda (del tamaño y forma de una pieza “peón” del ajedrez). El paciente se coloca sentado y vestido frente a un monitor de computadora, y se le pide que “apriete”, “afloje” y “puje”. En la computadora el paciente puede “ver” cómo están funcionando sus músculos con éstos movimientos. Esta modalidad no ocasiona dolor y, además de servir como prueba diagnóstica, también es usada como terapia de rehabilitación en casos de incontinencia (sola o como complemento a una cirugía).

Acuda a consulta con un médico especialista en Coloproctología debidamente certificado, para tener un diagnóstico de certeza y tratamiento apropiado.