COLITIS

¿Qué es la Colitis?

La palabra Colitis se refiere a la inflamación del colon. Hay muchos tipos de colitis (infecciosa, por amibas, ulcerativa, microcítica, linfocítica, colagenosa. netropénica, asociada a divertículos, etc.); la mayoría son simples, pero algunas son tan graves que pueden provocar la muerte. El tipo de colitis más frecuente es el Síndrome de Intestino Irritable o Colitis Nerviosa, como comúnmente la conocen las personas.

Colitis

Todas las colitis se caracterizan por distensión, discomfort y/o dolor abdominal (casi siempre cólicos), lo que ocasiona que los pacientes siempre se encuentren irritables porque se sienten mal; además tienen muchos gases y periodos de diarrea o estreñimiento. En la mayoría de los casos los síntomas mejoran un poco después de ir al baño. Las preocupaciones y el estrés aumentan los síntomas. 

Cuando se presenta sangrado, dolor abdominal intenso y progresivo, diarrea intensa, distensión abdominal severa o fiebre, nos encontramos ante un caso de colitis grave. Éstos casos casi siempre se presentan en pacientes que reciben quimioterapia, pacientes con leucemia, con antecedentes de transplantes, o que tienen alguna alteración en sus defensas (como los pacientes con VIH /SIDA).

Hay muchísimas enfermedades que pueden dar síntomas semejantes a la colitis, como los divertículos de colon, la enfermedad inflamatoria intestinal (CUCI o Enfermedad de Crohn), el estreñimiento y el cáncer de colon. Debido a esto, una Colitis no debe ser tomada a la ligera, mas si es algo que ya lleva algunas semanas o meses y no se controla. 

Depende del caso y los síntomas. Es necesario un interrogatorio cuidadoso sobre las características del dolor, así como de los hábitos alimenticios y defecatorios del paciente. Dependiendo de ésta valoración inicial se pueden solicitar varios estudios; los más comunes son exámenes de sangre, exámenes de materia fecal, colon por enema de doble contraste y la colonoscopía con biopsias (mapeo colónico).

La mayor parte de las colitis leves se tratan con medicamentos y dieta, que dependen del tipo exacto de colitis que se esté tratando. Los casos de colitis severa requieren de hospitalización, ayuno, sueros, medicamentos y una vigilancia estrecha del paciente con estudios de sangre, radiografías o estudios de colonoscopía; muy pocos casos requerirán de algún tipo de cirugía, la cual dependerá del caso en particular.

Acuda a consulta con un médico especialista en Coloproctología debidamente certificado, para tener un diagnóstico de certeza y tratamiento apropiado.