COLGAJOS CUTÁNEOS ANALES

¿Qué son los Colgajos Cutáneos Anales?

Un colgajo cutáneo anal es un fragmento de piel que sobra y cuelga en el ano. En general no dan molestias (ni sangrado ni dolor ni inflamación), aunque a veces dificultan el aseo o simplemente a la persona no le gusta tenerlo y le ocasiona incomodidad o vergüenza. En general son consecuencia de una hemorroide que se inflamó hace mucho tiempo o de la cicatrización de una fisura anal.

Son debidos a una inflamación de la piel anal que duró muchos días, casi siempre debido a hemorroides en el embarazo o una fisura anal. Es muy similar a lo que ocurre en el embarazo; la piel del abdomen se estira por mucho tiempo y, cuando sacan al bebé, la piel queda un poco floja y no siempre regresa a su estado normal.

En general, ninguno. Las pacientes suelen decir: “a mi me quedaron hemorroides desde mi embarazo pero nunca me han molestado”, pero la verdad es que NO SON HEMORROIDES, son Colgajos Cutáneos. Y, como el colgajo cutáneo no es una enfermedad sino una cicatriz o arruga, es por eso que NO DAN MOLESTIAS, sino que sólo “están ahí”. A algunas personas les dificulta el aseo después de evacuar y eso les puede ocasionar irritación como una rozadura. A otras personas simplemente no les gusta tenerlos. 

Sólo se requiere observarlas para diagnosticarlas. No obstante, es necesario revisar por fuera y por dentro del ano (anoscopía) para descartar la presencia de otras enfermedades (fisura anal, hemorroides, etc.). 

Si. La única forma es con cirugía. Se debe cortar la piel y suturarla con hilos. La cirugía se debe hacer con el paciente anestesiado (dormido) pues la anestesia local “altera y estira la piel”, lo que dificulta saber hasta donde se debe cortar y, por tanto, el resultado estético (que es lo que se busca) no sería bueno. Es una cirugía sencilla pero muy delicada pues la piel del ano es sumamente sensible y delicada. 

El dolor que ocasiona la cirugía en general es de leve a moderado, dependiendo de que tanta piel se cortó (a veces hay un solo colgajo y a veces 2 o 3). Después de la cirugía se requiere de cuidados generales sencillos, baños de asiento, analgésicos y antiinflamatorios. Es muy importante que la persona descanse al menos 5 días (que camine poco y no haga esfuerzos) para que el resultado estético sea bueno. 

Como solo es un exceso de piel y no una enfermedad como tal, la persona los puede tener toda la vida y no pasará nada. Insistimos, es importante descartar que no exista ninguna enfermedad asociada que si pueda ocasionar problemas. 

Acuda a consulta con un médico especialista en Coloproctología debidamente certificado, para tener un diagnóstico de certeza y tratamiento apropiado.