CIRUGÍA ELI - FISURA ANAL

ELI. Cirugía ambulatoria para Fisura Anal

La Fisura Anal es una enfermedad muy frecuente del ano, que produce mucho dolor y sangrado.  Tanto pacientes como médicos tienden a confundirla con hemorroides. Los síntomas, aunque parecidos ante alguien que no es especialista en coloproctología, son marcadamente diferentes.

Un Coloproctólogo puede diagnosticar una fisura anal con mucha facilidad, a veces sólo con la inspección visual. De igual manera, podrá determinar si se requiere tratamiento con medicinas o cirugía.

Prácticamente todos lo casos de Fisura anal, cuando son tratados en fases iniciales (FISURA ANAL AGUDA), se curan con medicinas y cuidados generales. No obstante, cuando la enfermedad ya tiene mas de 6 semanas (FISURA ANAL CRONICA), casi siempre se requiere de cirugía.

La Esfinterotomía Lateral Interna (ELI) es la cirugía de elección para la curación de la Fisura Anal. Actualmente existen 2 tipos de cirugías ELI: La tradicional abierta y técnica quirúrgica cerrada de Notarás. La primera es una técnica con una herida grande, mas dolorosa y que requiere de al menos 3 semanas para su recuperación.

LA ELI con técnica quirúrgica de Notarás (o técnica cerrada) es una cirugía ambulatoria de mínima invasión, que no requiere mas de 2-3 días de descanso, ocasiona mínimo dolor y tiene una probabilidad de curación del 95-98%.

Para realizar esta cirugía, al paciente se le coloca un sedante y anestesia local. Esto permitirá que esté muy relajado y no sienta absolutamente nada de la cirugía, de tal manera que cuando se recupere de la sedación (aproximadamente 15 minutos), el sólo recordará que se quedó dormido y, al despertar, ya estaba en recuperación.

Durante esta cirugía se realiza una incisión de 5 mm por fuera del conducto anal, y por medio de la cual se adelgaza muy levemente sólo una parte del esfínter anal interno; esto evitará que el músculo quede demasiado débil, con lo que se evita la incontinencia. Posteriormente se coloca un punto de sutura absorbible para detener el sangrado que pudiera presentarse. La fisura anal NO se sutura, cauteriza ni retira, pues no es necesario en la mayoría de los casos.

Una vez que el paciente se ha recuperado de la sedación, puede irse caminando a su casa. Los cuidados serán muy sencillos y consisten en una dieta rica en agua y fibra, baños de asiento, analgésico – antiinflamatorio y un antibiótico para prevenir infecciones.

Los pacientes operados con esta técnica refieren molestias mínimas y un dolor que es, por mucho, muy menor al que sentían con la fisura anal y se recuperan completamente en el transcurso de 1 semana; algunos, inclusive, ya no presentan nada de dolor por la fisura anal en la siguiente evacuación.

Nosotros tenemos una amplia experiencia con el uso de esta técnica desde hace 10 años, con excelentes resultados.

RECUPERE SU BIENESTAR

A diferencia de la cirugía convencional, la cirugía ELI con técnica cerrada de Notarás le ayudará a eliminar el dolor, incorporándose a sus actividades normales rápidamente.

Acuda a una consulta médica con un Coloproctólogo certificado para evaluar si existen o no las indicaciones para aplicar este método.