CANCER DE ANO

Es un tumor maligno que aparece inicialmente en el ano o sus alrededores, y posteriormente puede invadir otras partes del cuerpo. Es una enfermedad mortal si no se trata a tiempo.

Las personas con más riesgo son aquellas que están infectadas por el Virus del Papiloma Humano (VPH). También se encuentran en riesgo las personas que practiquen sexo anal, mujeres con cáncer cérvico-uterino, fumadores, pacientes portadores del VIH/SIDA o cualquier otra causa que produzca disminución de las defensas del cuerpo (utilización frecuente de esteroides o transplantados, etc.).

Lo más importante es evitar el contagio por el Virus del Papiloma Humano, para lo cual se debe utilizar preservativo en todas las relaciones sexuales; además, existen 2 vacunas contra éste virus. Las personas que estén en riesgo, deben realizarse anualmente una citología anal y una anoscopía de alta resolución; estos estudios permiten identificar lesiones pre-cancerosas (que se transformarán en cáncer al paso del tiempo si no se tratan). Si desea saber en qué consisten ésos estudios, consulte la sección de “Estudios Especiales” que se encuentra dentro del menú de “Informacion para Pacientes”.

Al inicio, los pacientes no tienen síntomas. Después aparece sangrado, casi siempre al evacuar y de color rojo obscuro; posteriormente hay dolor anal, estreñimiento, evacuaciones con materia fecal delgada, disminución de peso y, en ocasiones, se toca un tumor en el ano. El tumor puede crecer un muy poco tiempo.

Existen diversos tratamientos que se indican de acuerdo al caso. En caso de encontrar lesiones pre-cancerosas se pueden utilizar pomadas, aplicar medicamentos directamente en la lesión o cirugía. En caso de que se trate de cáncer, se puede realizar cirugía, radioterapia, quimioterapia, o una combinación de éstas. Su médico le podrá indicar el tratamiento exacto después de valorarlo.

pueden utilizar pomadas, aplicar medicamentos directamente en la lesión o cirugía. En caso de que se trate de cáncer, se puede realizar cirugía, radioterapia, quimioterapia, o una combinación de éstas. Su médico le podrá indicar el tratamiento exacto después de valorarlo.

Como en todos los cánceres, cuando se detectan a tiempo son completamente curables.

Debe entrar a un programa de seguimiento durante al menos 5 años. Durante este tiempo se le realizaran diversos estudios para detectar posibles recaídas.

Acuda a consulta con un médico especialista en Coloproctología debidamente certificado, para tener un diagnóstico de certeza y tratamiento apropiado.